Seleccionar página
Tommy avanza en inclusión y sostenibilidad con un nuevo programa de objetivos éticos

Tommy avanza en inclusión y sostenibilidad con un nuevo programa de objetivos éticos

En su firme objetivo por resultar una marca de moda plenamente ética, sostenible e inclusiva, la firma estadounidense Tommy Hilfiger acaba de presentar “Make it Possible”. Un ambicioso programa compuesto por un total de 24 nuevos compromisos éticos, dirigidos a acelerar su evolución hacia un nuevo modelo más circular e inclusivo. Meta que la compañía pretende completar de cara al año 2030, de la mano de un programa que a su vez se enmarca dentro de la estrategia “Fashion Forward” diseñada por la matriz de la firma, la multinacional PVH. Un plan en su caso impulsado con similares propósitos, encaminado a lograr reducir a cero el impacto negativo que genera con un modelo comercial del que forman parte, además de la propia Tommy Hilfiger, otras conocidas marcas de moda como Calvin Klein o Arrow.

“Abrí mi primera tienda, People’s Place, en 1969 en mi ciudad natal Elmira para que personas de todos los orígenes se unieran y compartieran emocionantes experiencias relacionadas con la cultura pop”, explica el propio Tommy Hilfiger a través de un comunicado difundido por la propia firma de moda. “A medida que nuestra marca ha evolucionado con los años, impulsada por este espíritu inclusivo”, añade el popular diseñador estadounidense, “también lo ha hecho nuestro compromiso con la sostenibilidad social y ambiental”. “Con Make it Possible, iremos más allá con nuestro compromiso. Estamos trabajando para llegar a nuestra visión, con toda la compañía comprometida con ella y, aunque todavía no estemos allí, vamos a llegar”.

“En estos tiempos de crisis sanitaria, humana, medioambiental y económica”, destaca por su parte Martijn Hagman, CEO de Tommy Hilfiger Global y PVH Europa, “compartimos la responsabilidad de encontrar soluciones innovadoras que fomenten la inclusión y construyan un futuro más circular”. “Está en nuestro ADN impulsar el cambio”, añade, “incluso en los tiempos más difíciles, por eso estamos presentando nuestro ambicioso programa de sostenibilidad Make it Possible, que recoge 24 objetivos para 2030”. Gracias a ello, “Tommy Hilfiger tendrá así una década para conseguir un futuro más sostenible, que incluye procesos pioneros de tratamiento de denim de bajo impacto, grandes mejoras en el uso del agua y desarrollo de colecciones más inclusivas”. “Make it Possible es un programa en el que trabajaremos juntos para hacer una contribución significativa y duradera hacia una mejor industria de la moda”.

De la plena circularidad a un mejor uso de los recursos: 24 compromisos en materia de sostenibilidad, inclusión y diversidad

Siguiendo así con la labor que viene realizando durante estos últimos años, Tommy Hilfiger ha presentado un total de 24 nuevos compromisos en materia de sostenibilidad e inclusión. Objetivos sobre los que trabajará de manera continuada a lo largo de los próximos 10 años, y que a su vez engloba dentro de 4 áreas principales de trabajo.

Por un lado nos encontraremos así con “Circle Round”, epígrafe bajo el que ha dispuesto todos aquellos trabajos e iniciativas dirigidas a crear productos e impulsar una nueva industria de la moda plenamente circular. Objetivo sobre el que ya trabaja la firma, y para el que ha establecido una primera parada para el año 2025. Fecha en la que ha dispuesto poder contar, entre otras acciones, con el 100 por cien de celulosa sostenible, el impulsar un sistema de recogida y de reciclaje de prendas, o el que el 50 por ciento de sus piezas de tejido vaquero estén producidas con telas de menor impacto. Todo ello al tiempo que continúa lanzando la mercado nuevas prendas y diseños basados en nuevos materiales sostenibles y reciclados, así como en los principios de esa misma circularidad.

Frente a ello, en lo relativo a sus procesos de fabricación, nos encontraremos con el área “Made for Life”. En la que desde Tommy aglutinan todas las iniciativas encaminadas a producir de una forma más consciente y respetuosa con el medio ambiente. Una finalidad para la que se han comprometido a emplear un packaging sostenible y reciclable en toda su cadena de suministros, a verter aguas depuradas y sin rastros de productos químicos, a emplear electricidad 100 por cien renovable o a contar con unas oficinas, centros de distribución y tiendas generadoras de cero residuos y sin plásticos de un solo uso para el año 2030.

“Creemos que nada debe desperdiciarse”, explican desde el propio portal de transparencia creado por la firma para informar del avance sobre este conjunto de compromisos. “Nuestra industria necesita mejorar, y queremos ser parte de la solución. Así que estamos trabajando en una serie de innovaciones que significarán que nuestros materiales contarán con una fuente de origen reciclado o regeneradora, nuestros productos estarán diseñados para la circularidad y que contaremos con diferentes formas de volver a darles una vida útil a aquellos productos que han dejado de usarse, reciclando los materiales que se emplearon en su fabricación”. Mientras que “también brindaremos a los consumidores nuevas oportunidades para llevar nuestra ropa mediante otros medios que el tener que comprarla nueva”.

Más colecciones inclusivas y “genderless”

En cuanto a los avances sobre las materias de inclusión y diversidad, estos los encontremos como parte de las áreas de trabajo “Everyone Welcome” y “Opportunity for All”. En el caso de la primera, Tommy llevará a cabo todas las actuaciones necesarias para resultar una marca plenamente accesible, confeccionando para ello unas colecciones y generando unas experiencias capaces de atraer y acoger a toda clase de consumidores, independientemente de su edad, género, raza, orientación sexual o tipo de cuerpo, mediante iniciativas como las de continuar apostando por tallas inclusivas o por el lanzamiento de más prendas y más colecciones “genderless”.

Mientras tanto en el caso de “Opportunity for All”, en ella se comprenderán los trabajos cuyos esfuerzos se encaminan a apoyar, valorar y facilitar la inclusión dentro de un ambiente de trabajo sin barreras ni limitaciones, tanto en los propios centros de trabajo de Tommy Hilfiger como a lo largo de toda la cadena de suministros.

Esta serie de iniciativas, sobre las que Tommy Hilfiger vendrá trabajando de manera continuada a lo largo de estos próximos 10 años, vienen a sumarse a los esfuerzos que en idénticas materias de sostenibilidad e inclusión viene realizando la popular firma de moda norteamericana a lo largo de estos últimos años. Entre cuyos logros la propia compañía sitúa el lanzamiento de la colección “Tommy Hilfiger Adaptive”, diseñada para facilitar el proceso de vestirse a adultos y niños con discapacidades; el lanzamiento de “Tommy Hilfiger Fashion Frontier Challenge”, un programa dirigido a apoyar a start-ups que busquen promover una moda más inclusiva; el programa “People’s Place”, orientado a aumentar la visibilidad de las comunidades negra, indígena y de color en la industria de la moda; o el proceso de capacitación en circularidad que ha dado ya a más del 80 por ciento de sus diseñadores. A lo que habría que sumar su incorporación a iniciativas sostenibles internacionales como el “Fashion Pact”, en agosto de 2019, a la fundación Ellen MacArthur Make Fashion Circular y a las Jeans Redise Guidelines, o su colaboración con WWF para abordar la difícil cuestión del agua y de los vertidos dentro de la cadena de suministros.

Vía: Fashion United – Por Javier Martinez

Manuel Ordovás de Maour: “Como hombre y consumidor, veía propuestas fantásticas en pasarela, pero muy exageradas”

Manuel Ordovás de Maour: “Como hombre y consumidor, veía propuestas fantásticas en pasarela, pero muy exageradas”

Crear una marca de la nada siempre es arriesgado y si tenemos en cuenta el contexto social y económico en el que nos encontramos, el riesgo es todavía mayor. Sin embargo, al fotógrafo y creador de contenido Manuel Ordovás esto no le frenó. Aunque es importante matizar que a él, la idea de lanzar su proyecto personal ya hacía tiempo que le rondaba por la cabeza. “Llevaba casi dos años pensando que tenía que hacer algo aunque no tenía muy claro el qué. Quería empezar con una pequeña línea de camisetas”, pero como a todos, las obligaciones y el día a día retrasaban el lanzamiento. “Hasta que un día me dije: ‘de aquí no puede pasar’, y me puse a diseñar. Y lo que iban a ser solo dos camisetas, se convirtió en tres camisetas, cinco camisas y dos pantalones”, nos cuenta el fundador de Maour, la nueva firma de moda masculina que vio la luz hace apenas dos meses.

Tal como explica a FashionUnited, “tenía la idea desde antes de la pandemia y, de hecho, íbamos a lanzar la firma en abril”, pero la COVID-19 le obligó a retrasar los timings. “Todo el mundo me recomendaba esperar y sacarla en septiembre porque no tenía mucho sentido hacerlo en junio, a solo un mes del verano, pero preferí arriesgarme”, añade Ordovás. Y al final, su instinto no le falló porque la respuesta del público ha sido muy positiva. “Me he quedado muy sorprendido. Pensaba que iba a ser más complicado pero, después del confinamiento, la gente tenía ganas de comprar ropa para estrenar en la calle”, señala el director creativo de Maour. Sus prendas atemporales, effortless y para todo tipo de hombre y estilos ha gustando tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. “México, Ecuador, Miami, Suecia, Italia, Francia, Reino Unido… Es increíble cómo una web tan pequeñita, que solo lleva dos meses abierta, puede llegar a todo el mundo”.

Drop by drop, el éxito de la exclusividad y las prendas limitadas

Cómo habitual de las semanas de la moda masculina, Manuel ha podido asistir a algunos de los desfiles más prestigiosos a nivel internacional. En sus numerosos viajes, “como hombre y consumidor, veía propuestas fantásticas en pasarela, pero muy exageradas”. Creaciones o estilismos que “el hombre no era capaz de llevarlo, ni de ponérselo en su día a día”. Por esa razón, su objetivo siempre fue aportar su propia visión de la moda: casual, minimalista, pero sin dejar de lado la calidad. “Son piezas que las pueden llevar muchos tipos de hombre y que se adaptan a su estilo, según el rollo que le quieran dar”, admite.

A la clara estética de Maour, se le une su estrategia o filosofía de marca. Siguiendo la fórmula drop by drop que ya han seguido otras firmas de streetwear y de lujo, “sacamos prendas poco a poco, de manera continuada, en lugar de una colección de golpe”, sostiene su creador. Estos drops no son otra cosa que un sistema de venta que se ha popularizado en los últimos años por su exclusividad y caducidad, pero también porque propone una producción más controlada y responsable. “Nos adaptamos a lo que vamos viendo en cada momento. Son producciones más pequeñas —entre setenta y cien unidades por prenda— y, por tanto, más exclusivas. Compras lo que te gusta, lo que necesitas y ves que en mes y medio ya no está lo que compraste, pero hay novedades”. Una estrategia que para Ordovás es “más real y que te da una mayor capacidad de reacción. Además, es una manera de que la marca sea conocida, pero no que todos vayamos igual vestidos. Sabes que es exclusivo”.

Aunque actualmente cada prenda la confecciona en una ciudad diferente, entre España, Portugal, Italia y Asia, le encantaría en un futuro centralizar toda la producción en nuestro país. Sin embargo, admite que “a día de hoy, al ser una marca tan pequeña, es complicado”. No queríamos pasar la oportunidad de preguntarle sobre la sostenibilidad y nos responde con rotunda sinceridad: “Intento ser lo más sostenible posible, pero no me considero una marca eco 100%. Voy aprendiendo poco a poco en base a la práctica. Por ejemplo, la primera vez y sin yo saberlo, las camisetas llegaron envueltas en plástico. Ahora he pedido que no lo hagan”.

Vía: Fashion United – Escrito por Sandra Bódalo Munuera

La zapatilla reciclable de Adidas

La zapatilla reciclable de Adidas

¿Una “revolución” anti-residuos o una maniobra de marketing de una industria contaminante? La alemana Adidas, cuyo objetivo es lanzar un par de zapatillas 100 % reciclables en la primavera de 2021, simboliza el deseo de los fabricantes de zapatos de conquistar a los consumidores “ecológicos” mediante la transformación de su método de producción.

De blanco a azul: siete meses después de presentar su Futurecraft Loop, un “primer zapato infinitamente reciclable”, Adidas acaba de lanzar la segunda fase de este proyecto con el objetivo de crear un modelo “circular”, donde las zapatillas de “running” dan lugar a nuevos pares.

“De la generación 1 a la generación 2, nos hemos demostrado a nosotros mismos y al público en general que es posible eliminar completamente los desechos y los residuos”, explica a AFP David Quass, director de “modelo de negocio” de Adidas.

“La revolución, aún no vista anteriormente en la industria, es que puedes mantener la calidad del material de un zapato a otro, cumpliendo con los mismos requisitos de rendimiento”, añade.

¿Por qué proceso? Una técnica de montaje por fusión de bolas de poliuretano termoplástico (TPU), que permite reducir el número de componentes diferentes “a 4-5 respecto a 70 anteriormente” para un zapato clásico, al tiempo que elimina “el pegamento” que une la parte superior a la suela. Un proceso posible gracias a una asociación con el gigante químico BASF.

Adaptarse a la demanda ecológica



Con el creciente aumento de la ecología en la conciencia de los ciudadanos, otros fabricantes como EramSalomon o la joven TBS también se han embarcado en el nicho de la sostenibilidad para “adaptarse” a esta demanda ecológica, apoyada sobre todo por las nuevas generaciones.

Según un estudio de 2017 realizado por Nielsen, el 85 % de los millennials, el grupo de edad de 21 a 34 años, cree que es “extremadamente importante” que las empresas desarrollen programas para la protección del medio ambiente.

¿Hasta el punto de constituir una nueva vía de crecimiento en este mercado estimado en 114 000 millones de euros en 2018, según el gabinete NPD? “De hecho, esto puede abrirnos a otros segmentos de clientes, a otros públicos”, confirma David Quass.

Sin embargo, este requisito de responsabilidad ecológica aún no se materializa en el acto de compra final de los consumidores. “Hay un lado paradójico”, explica a AFP Virgile Caillet, delegado general de Sport and Cycle Union, que representa a 1400 empresas del sector del deporte y el ocio en Francia.

Si “aumentan”, “los criterios ambientales de compra están en la quinta o sexta posición, y los criterios determinantes son en primer lugar la comodidad, el precio y luego la solidez”, desarrolla.

Sin embargo, si Adidas no quiere que su Loop sea “un producto de lujo”, la compañía admite, sin revelar el precio exacto, que se venderá a la altura de sus productos de alta gama, es decir, un coste entre 200 y 300 euros por par.


El alquiler “por suscripción”  está en estudio



Dada la lista de precios y una producción en serie que promete limitarse a “varios miles de pares”, una gota de agua en comparación con los 400 millones producidos cada año por la marca, ¿tiene este proyecto la intención de ser una operación de comunicación (“green washing”) más que el desarrollo de una pista comercial prometedora?

“No es para hacer ‘Green washing’ sino para cambiar. Nunca es demasiado temprano, ni demasiado tarde, para iniciar un cambio en la forma de producción en esta industria, construida hace varias décadas”, responde David Quass.

A pesar de otras iniciativas en esta dirección desde hace más de tres años, como la asociación con Parley (reciclaje de plástico en los océanos), Adidas, sin embargo, ha enviado señales contradictorias con el traslado de parte de su producción a Asia. Un anuncio hecho a mediados de noviembre, unos días antes de la formalización de la fase 2 de Futurecraft Loop.

“Eso realmente nos sorprendió”, dijo Samah Habib, especialista en moda de Accenture, en la web de la revista Challenges. “La huella de carbono se ve ciertamente afectada. No va en la dirección de la historia que intentaron contar hace tres años”, indicó.

¿Qué se cuestiona de la transformación real de un modelo económico basado en el principio de “comprar y tirar”?

“Desde el punto de vista legislativo ahora, ya no habrá una opción para los fabricantes”, recuerda Virgile Caillet, en referencia al proyecto de ley anti-residuos del Gobierno francés, que planea estructurar un sector de reciclaje para artículos deportivos.

Loop puede “desbloquear una forma diferente de interactuar con el consumidor a través de nuevos modelos económicos, como devolver el producto o explorar el alquiler por suscripción”, añade David Quass. Hay pistas “potenciales” ya innovadoras en sí mismas.

Fuente: Fashion Network

Gucci y su compromiso con el medio ambiente

Gucci y su compromiso con el medio ambiente

En su primera colección sostenible llamada Off the grid de su campaña Gucci Circular Lines, se ha dedicado a confeccionar productos más responsables con el medio ambiente y la sociedad.

El principal material utilizado por la firma en su colección es el Econyl, que es un nylon regenerado 100% proveniente de desechos de pre y postconsumo, como redes de pesca, plásticos y materiales viejos.

En dicha campaña podemos observar a la reconocida 🎬 actriz Jane Fonda como una de las protagonistas, en la imagen se aprecia el contraste de una rústica y pequeña casa de árbol 🌳 cuyo entorno es una gran y moderna ciudad.

Esta firma está trabajando comprometidamente con temas de medio ambiente y energía renovable, es así como en su plataforma online Gucci Equilibrium podrás encontrar los proyectos en los que se enfocan actualmente.

Sweaters y cardigans en otoño/invierno

Sweaters y cardigans en otoño/invierno

Ya están presentes los días fríos y con ello la necesidad de abrigarnos 🥶!!Las tendencias muestran variedad en tejidos y texturas en este tipo de prendas, así como colores que predominan más que otros.
Antes de comentarte cómo elegir este tipo de prenda considero importante que observes el tipo de TEJIDO y la COMPOSICION de las prendas.
Aquellas con más porcentaje de algodón nos proporcionarán menos calor corporal que aquellas de lana natural. La lana 100% natural como alpaca, lana merino o un bello cashemere regulará siempre tu temperatura dándote calidez y comodidad.


Hoy en día, para abaratar costos, la lana es mezclada con acrílico, perdiendo su capacidad de abrigadora y su calidad, pues después de algunas lavadas pierde su forma original.
También aquí encontramos los tejidos mezcla de viscosa y poliéster, si bien nos proporcionan calor, provienen directamente de tejidos sintéticos, de fibras de plástico o químicos tóxicos lo que hará que nuestra transpiración corporal se acumule en la prenda.
Los tejidos en seda tienen la capacidad de mantener nuestra temperatura más estable siendo de un tejido más natural.


Ahora que sabemos algo de composición de tejido , cómo elegir los tejidos que más nos favorecen?

Siempre aconsejo conocer tu tipología de cuerpo, así sabrás cuál favorece más y cuál menos 

  1. Si bien los sweaters oversize siguen siendo tendencia, favorecen mucho más a quienes tienen una estatura más alta que baja, pues a estas últimas les acortará su figura.
  2. Si eres bajita y aún así, te encanta esta tendencia oversize opta por tejidos más lisos y livianos de forma que alargue tu silueta.
  3. En cuanto a estampados, recuerda que las rayas horizontales te aportarán más volumen y las rayas verticales o tejido espiga dará más altura y esbeltez.
  4. Si el tejido tiene encajes o volantes aportarán también volumen.
  5. Una vez que identificas tu tipo de cuerpo selecciona la talla correcta, recuerda que no debes guiarte por lo que se usa o no sino más bien, por lo que queda bien en tu silueta

Estamos de acuerdo en que no queremos pasar frío, sin embargo, a muchas nos preocupa vernos estilizadas y abrigadas con nuestra elección.

.

Viste cómoda en esta cuarentena

Viste cómoda en esta cuarentena

En medio del aumento de contagios por Covid, las 38 comunas de la Región Metropolitana deberán acatar Cuarentena Total, dando inicio a una de las medidas más severas que pueda afectar a una ciudad.

Según expertos en salud mental recomiendan tratar de seguir con nuestras rutinas, levantarnos y dormimos ojalá a los mismos horarios, alimentarnos lo más sanamente posible, organizar nuestro teletrabajo y vestirnos dejando el pijama solo para cuando vamos a descansar 😴 por la noche.

No es necesario producirnos excesivamente para el día a día, pues debemos optar por prendas que no nos hagan sentir incómodas al pasar las horas. Por eso te aconsejo buscar looks cómodos y a la moda.

Los pantalones de Chándal, llamados así los joggers que usamos para ir al gimnasio, con un top o jersey son una buena elección. También los conjuntos de dos piezas de Canalé, prendas de punto elástico ceñido al cuerpo, han sido un acierto para lucir estilosas y cómodas.

Un poco de historia acerca de las prendas de Chándal y tejidos Canalé 

Tanto las prendas de chándal como los de canalé remontan sus orígenes aproximadamente entre el 1750 y 1893.Las prendas de chándal vienen aproximadamente del 1893 y su origen es francés.El término hace referencia a prendas tipo jogging, buzo, mono o pants, que en esos tiempos usaban los vendedores de mercados de frutas y hortalizas en Les Halles, Paris, para protegerse de las bajas temperaturas de las épocas de frío.Con los años esta prenda se comenzó a usar en el vestuario deportivo por su comodidad y diversidad en material textil como algodón, fibras sintéticas o mezcla de ambos.Se caracteriza por pantalones sujetos con elásticos o cordón, con o sin bolsillos.Esta prenda es considerada informal utilizada por adultos y niños en periodos de descanso u ocio. En los años ‘80s este tipo de prenda se popularizó entre los practicantes del Hip hop y el Breakdance!! 

Por otro lado, los tejidos en canalé comienzan su confección con la Revolución Industrial alrededor del 1758, cuando por cortesía del británico, Jedediah Strutt, inventó un bastidor de medias que permitía este tipo de tejidos.La característica de este tejido es que es plano y que forma un cordoncillo muy fino y regular, siendo al tacto de textura suave.Este tipo de tejidos los encontramos tanto en prendas superiores, top o sweaters como en prendas inferiores, faldas y pantalones

Mónica Díaz